Ir a la página principalContáctese con nosotrosForo de DiscusiónSalas de Chat PescanautasFirmar el libro de visitasAñadir a FavoritosHacer Pescanautas su página de inicio
  - - Buenos Aires, Argentina.
Quiénes somos
Publicite en Pescanautas
Cursos y Seminarios de pesca y náutica
Notas y relevamientos de pesca
Notas de náutica
Notas de ictiología
Pesca con Mosca
Equipos y elementos de pesca
Pronósticos meteorológicos
Mareas y Avisos a los navegantes
Cuentos de pesca
Galería de fotos
Clasificados


 

1 1 1 1

Los grandes dorados del Paso -- Alvaro Oroza


La cantidad y la calidad de los dorados se hicieron presentes

El 28 de diciembre, luego de un llamado telefónico a nuestro amigo Gonzalo Castaño, decidimos partir rumbo a la ciudad de Paso de la Patria, cuna del dorado. Para llegar a esta localidad se puede ir por ruta nacional número 11, 12 o 14, todo dependerá del lugar desde donde iniciemos nuestro viaje. Siempre es aconsejable llevar un mapa del norte argentino.

Llegamos a La Posada del Paso; allí nos estaba esperando Gonzalo, el propietario de la misma, con un cálido recibimiento entre asado, picada y viejos amigos: Pablo y Ana, de San Nicolás, con los que pasaríamos año nuevo. En la noche nos informamos de la pesca, el clima y como venian los vientos.

Primer día de pesca

La mañana comenzó con una temperatura de 27 º que con el correr del dìa fue ascendiendo. Los primeros piques no se hicieron rogar en la primera piedra: Iribú, la elegida por nuestro guía, quien nos aconsejo la técnica del garete con carnada (mamachas muy grandes). En nuestra primera pasada, mi amigo Pablo Orellano se termino de despertar con una corrida que, luego de un cañazo, demostró al público presente las acrobacias de un dorado. Este maravilloso ejemplar le ofreció pelea durante 6 minutos. ¡Así es, nuestro primer dorado arriba! Muchos fueron los piques infructuosos por culpa de la adrenalina, por culpa de la ansiedad o del apuro... En media mañana sacamos 6 dorados de unos portes de 4 a 7 kilos, los que fueron devueltos a su hábitat.

Retomamos luego del medio día, después de disfrutar de un gran banquete y nos alistamos para llegar a la Palmerita, una de las tantas piedras que tiene el Paso. Nuevamente los dorados se vieron a flor de agua en pleno ataque al sábalo. ¡Carnadas al agua!-dijo el guía-…y la fiesta comenzó. Cabe destacar que las corridas nos hacían estremecer demostrando así su voracidad. En media tarde superamos nuestro número de la mañana, consiguiendo algunos de muy buenos porte. La fiesta fue increíble.

 

Segundo día de pesca

A las 7 de la mañana (del nuevo horario), luego de nuestro exquisito desayuno salimos rumbo a Los Cables ( zona de pesca), donde les recomiendo a los pescadores que, si no quiere pasar vergüenza, no inviten a su señora a la embarcación. Aconséjenle quedarse en La Posada, ya que la misma es muy confortable. ¿Por qué?, porque la señora de mi viejo amigo Pablo arrancò el marcador… ¡tres a cero! Todos dorados de muy buen porte pescados al garete siguiendo la técnica del día anterior. Fueron tres dorados de un promedio de 7 kilos.

Cabe remarcar que en esta misma zona se pierden muchos piques por el enganche en las piedras y palos del fondo. Y es para destacar también, que en estas épocas de diciembre, enero y febrero, la pesca es excelente pero además está la posibilidad de los deportes acuáticos que esta ciudad ofrece, aunque las altas temperaturas no nos favorezcan.

Nuestro guía decidió ir un poco río arriba viendo que el sábalo subía. De esa manera se concretarían algunos piques más de dorados ya que los mismos siguen a esta especie para comerlos. Los reeles gritaban por efecto de las llevadas de los dorados y de la buena decisión del guía.

Sobre el horizonte se asomaba un frente de tormenta a la que debíamos respetar y nuestro camino de vuelta a la posada era largo. La pesca parecía haber cedido un poco, pero…un trueno se adueño del silencio de los cuatro pescadores y el llanto de mi reel lo rompió. Tras un fuerte cañazo se vio asomar a treinta metros de la lancha el tigre del Paraná. ¡Que corrida!… Se mostró una vez más donde el guía dijo. ¡Qué pez! Ustedes saben que los dorados grandes no saltan generalmente, pero este saltó; y fue en esa oportunidad donde se decidió escapar debido a mi descuido de aflojar la línea. Sólo quedo grabada en mi retina la “clavada”, ya que él me había ganado la contienda.

 

La Posada del Paso

La Posada del Paso tiene 5 embarcaciones de 5.20 mts con motores de 4 tiempos. Servicio de guía, nafta y carnada.
Cuenta con 10 habitaciones con baño privado, agua caliente, televisión y desayuno continental. Y con un restaurante para almuerzos y cenas. TEL 0378315689565.

Equipos:

Cañas Daiwa Procaster de 17 a 30 libras, reeles rotativos Abu Garcia cargados con nylon Sufix del 0.40 y anzuelos Mustad de la serie 34043, 3406 o 92611 en tamaño del 7/0 y 8/0. Carnadas: morenas y mamachas grandes.

No duden en usar nylon 0.5 o 0.6. Yo en mi caso uso siempre 0.4 para darle esa chance que otros no les dan. Así fue que, con la estrella demasiada floja, mis cortes eran demasiados y mi ansiedad crecía con cada pérdida. Pero mi cariño hacia la pesca tiene su precio: la devolución. Prefiero buscar una pelea y no un plato de comida.

Tercer día: pesca con mosca

Es una zona bastante virgen para esta modalidad, por lo que no hay preparación de los guías. Pero por suerte en la posada se hacen constantes clínicas para el aprendizaje de los mismos. Hoy cuenta con 3 guías de un plantel de 6. La zona que el guía eligió para esta modalidad fue la del arroyo de la isla Toledo y Toledita. Un consejo: la Toledo tiene palos; la Toledita, bancos y piedras. Los palos hundidos y la sombra del lugar crean un hábitat perfecto para nuestro objetivo.
Empezamos a la mañana a castear a pesar de mi poca experiencia. Los streamers que usamos fueron la mosca “andino” y la “fiaut”. La pesca se realizó con líneas # 9 de flote, con líderes de 90 cm y tippet de 20 libras. El dorado es un pez que caza al asecho, ocultándose aquí en lugares de fácil casteo. A veces con un roll cast es suficiente. Recuerden que la mosca que más pesca es la que esta más tiempo en el agua está… Gonzalo en su primer intento con la mosca bien presentada logró ver un borbollón que se lanzó hacia ella logró que fuera nuestra primera captura. Yo en cambio tuve muchos intentos fallidos, producto de mi falta de experiencia. Pero con el correr del día, las capturas se fueron sumando y fui ganando mi propia experiencia en esta pesca y aprendí a darle el máximo de mis respetos. Me parece que seria importante no sólo tomar como ejemplo en el sur esta modalidad del flyfishing o pesca con mosca, si no también poder gozar de la fuerza que ejerce un tigre del Paraná en estos equipos tan sutiles en nuestro litoral.

Saludos afectuosos a todos los pescanautas, Alvaro Oroza

 
Notas Relacionadas

     
Dirección: Fernando de la Cruz - Gustavo Arduino - Martín Cháves © 2004 Pescanautas.com.ar